viernes, 29 de octubre de 2010

Francis Bacon de Perez Zagorin

Francis Bacon (Princeton Paperbacks)

Un lector me consultaba por bibliografía sobre Francis Bacon, de quien trataba recientemente en la entrada Scientia potentia est. La verdad es que la Inglaterra isabelina no es un ámbito de mi especialidad, pero he estado leyendo recientemente un libro al respecto que creo que puedo recomendar sin dudarlo. Lamentablemente se encuentra disponible sólo en inglés. Es un estudio de un-recientemente fallecido gran historiador del período, de quien he leído la mayoría de sus obras y me confieso admirador: Perez Zagorin.


La vida de un personaje enigmático

Francis Bacon (1561-1626) es considerado como uno de los fundadores de la revolución científica, cuya obra ejerció una poderosa influencia en el desarrollo intelectual del mundo moderno. Más allá de esta faceta intelectual, Bacón llevó una vida muy variada y dramática como, escritor, abogado, cortesano, hombre de estado e, incluso, practicante del ocultismo. Lo variado de sus habilidades ha dado origen a un extraño debate, pues algunos estudiosos creen que Bacon sería el verdadero autor de las obras de William Shakespeare. Si bien las pruebas son insuficientes, el debate permanece. Aunque ha habido mucha investigación reciente sobre los aspectos individuales de la carrera de Bacon, el libro de Pérez Zagorin es el primer trabajo en muchos años en presentar una imagen completa de todo el espectro de su pensamiento y su influencia.

Una gran introducción a un personaje complejo

Combinando una aguda visión académica y psicológica, Zagorin revela a Bacon como un hombre de singular genio, pero cuya personalidad estaba marcada por profundas paradojas y defectos pronunciados. El libro comienza con un esbozo de la compleja personalidad de Bacon y de su carrera pública. Zagorin muestra que, a pesar de su filosofía idealista y grandes dotes intelectuales, la vida política de Bacon se caracterizó por sus enormes esfuerzos para lograr avances y culminó con su destitución de su cargo como juez por aceptar sobornos. A continuación, se examina la filosofía de Bacon y su teoría de la ciencia en relación con su proyecto para la promoción del progreso científico. El autor muestra cómo el empirismo de Bacon hizo una contribución fundamental al crecimiento de la ciencia. Demuestra la importancia histórica de Bacon como un pensador profético, que, en los albores de la era moderna, predijo que la ciencia se usaría para prolongar la vida, curar enfermedades, inventar nuevos materiales, y crear armas de destrucción masiva. Por último, el libro examina los escritos de Bacon sobre temas como la moral, la política, el lenguaje, la retórica, el derecho y la historia. Zagorin muestra que Bacon fue uno de los grandes teóricos legales de su época, un influyente filósofo del lenguaje, y un historiador de agudo juicio.

Claro y muy bien escrito, el libro pone de manifiesto la riqueza, el alcance, y la grandeza de la obra de Bacon y reúne a las muy heterogéneas facetas de una mente extraordinariamente brillante.