martes, 10 de marzo de 2009

La fascinación por las monedas antiguas



Áureo de Augusto - RIC I 316
foto de Joe Geranio - bajo licencia de Creative commons


Escribir dos blogs es resignarse a un cierto grado de esquizofrenia. Es necesario asumir dos personalidades distintas y mantenerlas consecuentemente a lo largo del tiempo. Lo más curioso es cuando uno siente celos de sí mismo porque uno de sus blogs es mucho más exitoso que el otro. Creo que me encuentro en esa situación ahora. El domingo 1° de marzo mi blog monedas antiguas superó todos mis record y obtuvo 6335 visitas en un día. El aluvión se debió, sobre todo, a que la entrada sobre una enigmática moneda de oro del emperador Augusto alcanzó la portada de menéame. Por supuesto, los números no tardaron muchos días en normalizarse, sin embargo, se consolida una tendencia: monedas antiguas supera a citas latinas en tráfico casi todos los días. Lo extraño es que monedas antiguas surgió sólo como un apéndice o complemento, con el objetivo de no diversificar demasiado el contenido de citas latinas con un tema que -según me parecía- sería interesante sólo a muy pocas personas(!) Sólo me queda explicar este fenómeno por la especial fascinación que ejercen las monedas antiguas. Creía que sólo yo padecía bajo su hechizo, pero parece tratarse de una condición general.