miércoles, 21 de mayo de 2008

Los Adagios de Erasmo













Con el inicio del siglo XVI Italia pierde el predominio casi exclusivo con el que había contado en el estudio de la Antigüedad. Numerosos humanistas de otros países europeos, formados en muchos casos en Italia, llevaron la flama de los estudios clásicos a sus países de origen, dando inicio a nuevas tradiciones de estudio. Sin duda, una de las figuras centrales en esta difusión europea del humanismo fue Erasmo de Rótterdam (1466-1536).

En el año 1500 un todavía joven y desconocido Erasmo publica en París la primera edición de un texto destinado a convertirse en uno de los más difundidos y reeditados de la historia, los Adagia. Se trata de una colección de citas latinas comentadas y explicadas. En realidad, cada proverbio sirve de excusa para que Erasmo desarrolle su visión de la cultura antigua y del humanismo. Su interés educativo es claramente visible, los adagios son la destilación máxima de los ideales que Erasmo quiere difundir entre un público general.

La primera edición de París incluye sólo 832 adagios. En 1508 Erasmo publica con el veneciano Aldus Manutius - el más célebre de los editores de este período- una segunda edición aumentada (Adagiorum Chiliades), que incluye 3260 entradas y transforma a su autor en una celebridad internacional. Seguirían numerosas versiones más, como la de 1515 publicada por Frobenius. También muchos resúmenes que formarían una parte central de la cultura occidental hasta el siglo XIX.

Erasmo es conocido hoy, sobre todo, por su Elogio a la locura. Su colección de proverbios se encuentra, por el contrario, prácticamente olvidada y es sólo leída por eruditos e investigadores. Sumergirse en esta obra es un viaje a otro mundo, un mundo en el que la pasión por la cultura Antigua ocupaba un lugar central. Con respeto y devoción, haremos aquí uso frecuente de esta colección.

Nota: el texto de los Adagia no se encuentra online. Pero puede accederse al texto íntegro de la edición de Paolo Manuzio. Los Adagia fueron colocados por el Concilio de Trento (1545-1563) en el Index auctorum et librorum prohibitorum junto con la totalidad de las obras de Erasmo. A Manuzio (hijo del editor que había publicado la 2º edición de 1508) se le encargó el producir una edición expurgada que apareció tras su muerte en 1575.

2 comentarios:

Julius dijo...

Estimado Dario

Me ha dado mucho gusto encontrar su blog y leer más sobre dos materias que me apasionan y me fascinan. Lo felicito sinceramente.

Quisiera preguntarle que opinión le merecen los libros de divulgación de la historia de Roma de Isaac Asimov.

Si no los conoce por favor digame a que dirección de correo electrónico se los puedo enviar en formato digital.

También quiero comentarle que si necesita información sobre la numismática de la Nueva España yo tengo mucho material que talvez sea de su interés

Atentamente

Julio Romo Michaud

Aldus dijo...

Muchas gracias por tu comentario! Los textos de Asimov ofrecen un buen relato de la historia universal. Tienen, además, el encanto que les proporciona el talento especial de Asimov como escritor. Pueden ser un excelente punto de partida para luego profundizar con otros textos aquellos períodos que nos parezcan más interesantes.

Espero que podamos conversar más en el futuro por este medio!

Darío