miércoles, 3 de febrero de 2010

Res non verba - ¿Las vacas no hablan?


Hechos, no palabras

Res non verba no significa –como muchos malintencionados afirman y otros tantos ingenuos repiten– “las vacas no hablan”, sino “hechos, no palabras”. Esa cómica traducción, muy difundida en Internet, tiene, sin embargo, una inesperada relación con el original. Las vacas, mudas como los hechos, representan las realidades percibidas como innegables por el sentido común, mientras que las palabras muchas veces se hilvanan en discursos empecinados en negar lo evidente. Por supuesto, desde lo que se da en llamar “postmodernidad”, la entidad separada de hechos y palabras ya no puede afirmarse sin reparos, pero tales pensamientos no complicaban la vida de los romanos.

Bromas aparte, pocas frases representan como ésta en forma tan concentrada el espíritu pragmático de la mentalidad romana. Estas palabras se atribuyen a Catón el Viejo, un senador del siglo II a.C., cuyo nombre vendría con el tiempo a simbolizar las virtudes de frugalidad, coraje, determinación y trabajo que los romanos más apreciaban y que, según creían, les habían permitido conquistar su imperio. Para los ciudadanos de la gran urbe del Lacio, res non verba era un principio que se aplicaba, sobre todo pero de ningún modo exclusivamente, a su forma de concebir la política. Ello tenía, sin duda, un costado brutal, que sufrieron los pueblos conquistados. Los romanos no les dedicaron muchas palabras, sino sólo hechos, y cargados de violencia. A pesar de este lado oscuro, no puedo evitar muchas veces añorar la idea expresada por esta frase, pues a menudo, la política contemporánea transmite la impresión de que el único hecho son las palabras. Creo que los romanos y las vacas coincidirían conmigo, esto es, si ellas pudieran hablar.

5 comentarios:

Julio Roberto Xavier Fernández dijo...

Muy bueno y valioso su aporte. Guardaré la dirección del blog para próximas visitas.

Diana Laurencich dijo...

No sabía que se le atribuía a Catón. Me gustó mucho el post. Felicitaciones.

Marga dijo...

Felicidades por el post, muy interesante, breve y conciso. Gracias :)

Juan dijo...

he llegado hasta aqui siguiendo bueyes perdidos, que tampoco hablan, y cuya carne es menos apreciada que la del bovino del refran.
He aqui mi duda, en la desambiguacion del termino, res, en tanto animal, proviene tambien del latin? En el diccionario de la RAE no he encontrado respuesta a este interrogante, y como preguntando se llega a roma, me parecio el sitio indicado para preguntar.

Dario Sanchez dijo...

Hola Juan, aquí hay una explicación de la etimología de res

http://etimologias.dechile.net/?res