viernes, 5 de junio de 2009

¿Cien años de citas latinas? - Memento mori


Agradezco los generosos comentarios, felicitaciones y buenos deseos por el primer cumpleaños de citas latinas. Un lector (Heli, de Etiópica) afirma, incluso, su deseo de que este blog prosiga por cien años más. Nada me gustaría tanto como alcanzar ese objetivo, pero soy escéptico de que pueda lograrlo. Tengo muy presente la máxima latina memento mori, recuerda que morirás.

 El sentimiento trágico de la brevedad y fragilidad de la vida humana es omnipresente en la cultura grecorromana y se hace visible en gran diversidad de manifestaciones. La frase a la que me refiero hace su aparición, en diversas versiones, en las lápidas latinas del período imperial, por ejemplo:


 Qui legis hunc titulum, mortalem te esse memento.

 Tú, que lees esta inscripción, recuerda que eres mortal

 

Otro ejemplo:


 Viator, viator! Quod tu es, ego fui; quod nunc sum, et tu eris

 ¡Viajero, viajero! Lo que tú eres, yo lo fui; lo que ahora soy, tú lo serás

 

 La muerte aparece aquí como la gran destructora y niveladora, ciega a las pretensiones y ambiciones humanas, frente a la cual toda resistencia es fútil. Este sentimiento es recurrente en la literatura latina. Uno de los pasajes en que, a mi juicio, es expresado con mayor belleza poética es el final de la Oda I.4 de Horacio:


 Pallida Mors aequo pulsat pede pauperum tabernas 

  regumque turris. O beate Sesti,

uitae summa breuis spem nos uetat inchoare longam.               15    

 Iam te premet nox fabulaeque Manes

et domus exilis Plutonia, quo simul mearis,    

  nec regna uini sortiere talis

nec tenerum Lycidan mirabere, quo calet iuuentus     

 nunc omnis et mox uirgines tepebunt.         

 

La pálida muerte golpea con el mismo pie las chozas de los pobres y las torres de los reyes. La breve suma de nuestra vida nos impide, dichoso Sestio, albergar grandes esperanzas. Ya te alcanzan la noche y los fabulosos Manes y la hostil residencia Plutonia, en la que, cuando hacia allí hayas partido, no serás más sorteado para escanciar el vino, ni admirarás al tierno Lycidas, por quien todavía toda la juventud se abraza y del que pronto se enamorarán las doncellas.


Mi traducción es sólo un deslucido reflejo de la belleza del original.

3 comentarios:

Heli dijo...

Me he permitido publicar la cita del viajero en mi blog. Tremenda. Y bueno cien años tampoco es tanto tiempo, con un poco de deporte y comiendo fruta seguro que mantenemos el blog sin problemas :)

Ana Trigo dijo...

El memento mori es un tema muy recurrente también en Arte. Se utilizó muchísimo sobre todo en el Barroco y pervivió casi hasta nuestros días y gracias a él nos han llegado obras bellísimas y estremecedoras.
Totalmente de acuerdo con Heli. Con un poco de voluntad a ver si llegamos al 100 bloganiversario. Yo al menos lo intentaré :)

FGR dijo...

Hola,

(me salgo del tema)

El otro día leía que fue el emperador Claudio (Tiberio Claudio César Augusto Germánico más exactamente) el que introdujo el punto · como separador entre las palabras, pues al parecer anteriormente no se separaban las palabras. Por otra parte utilizaban la v en vez de la u, pero yo (por desconocimiento absoluto del tema) no sé si en algún momento utilizaron la u.

En cualquier caso creo que sería interesante una serie de artículos cobre la evolución del latín, supongo que de forma escrita, pues hablada creo que como se hablaría ahora es una aproximación de como se hablaba (creo que lo he leído en alguna parte).

Muchas gracias.

F.Gallego